Pelvicachromis pulcher

(Cíclido enano)

 

Peces Pelvicachromis pulcher

 

Familia Cíclidos
Lugar de origen Nigeria
Tamaño 10 cm.
Esperanza de vida 5 años.
Comportamiento Muy activo. Semipacífico.
Asociación con su especie Parejas.
Reproduccion Ovíparo, el macho cambia de color.
Alimentación Vivo. Hojuelas.
Temperatura 24°C - 27°C
pH 6.0-7.5
Dureza 5-15°
Acuario 80 Litros.
Región del acuario Fondo
Iluminación Atenuada.
Dificultad Media.

Descripción

De la familia de los cíclidos enanos africanos, habitan en zonas del África Occidental como Camerún, en los cursos bajos y desembocaduras de los ríos de escasa profundidad y mucha vegetación (Río Níger).

Medio

Mantener en un acuario de al menos 60 cm. de frente. Necesita un acuario con mucha vegetación, piedras, troncos y plantas flotantes que tamizen la luz. Necesita de abundantes escondites, a ser posible con una cueva bien asentada por pareja para que cada uno tenga su territorio.

El pH ideal será neutro y la temperatura de 25º a 27º y en el agua debe haber sido mezclada sal, una cucharada sopera por cada 10 litros.

Comportamiento

Como todos los Cíclidos es territorial, delimita su territorio con una cueva o escondrijo y no permiten que otro pez territorial cruce sus márgenes. Los kribensis tienen el comportamiento de los cíclidos con su personalidad definida como tales, pero a diferencia de los grandes cíclidos, estos cohabitan pacíficamente con otros peces: Poecílidos, Ciprínidos, Carácidos, etc. respetando al mismo tiempo las plantas y la decoración.

Alimentación

Son peces de fondo medio, por lo que los alimentos prefieren tomarlos a baja o mediana altura, dependiendo del hambre que tenga. Esta primera nota sobre la alimentación puede servir como guía. Si un Pelmatochromis Kribensis sube a comer a la superficie, lo hará con una velocidad prodigiosa y será señal de una deficiente alimentación, al menos en cuanto a cantidad.

Con tubifex, papilla, pulgas de agua y algunos otros alimentos consistentes, se podrán tener unos buenos ejemplares para la cría. La comida seca solo los mantiene llegando a producir malformaciones. Lo mejor es combinar los tres tipos: comida viva, fresca y seca.

Dimorfismo sexual

La hembra es más pequeña que el macho, existiendo hasta 3.5 cm. de longitud entre ambos. La configuración general de la hembra es más redondeada de formas, aletas, cuerpo y vientre. Este último en época de celo se le hincha apreciándose la dilatación perfectamente y el color rojo del vientre se hace permanente, aunque no intenso, hasta el momento del cortejo y de la puesta.

A partir de los dos meses de vida el macho es claramente más grande y posee un cuerpo más alargado. La aleta dorsal del macho es larga y puntiaguda lo mismo que la anal. La caudal termina en casi "punta de flecha". Casi todos los Pelmatochromis vienen adornados con puntos negros en sus aletas dorsales y caudales. Los machos suelen tener más. Casi todos los Pelmatochromis vienen adornados con puntos negros en sus aletas dorsales y caudales. Los machos suelen tener más.

Reproducción

Realizan un bello cortejo y efectúan la puesta en la penumbra de una cueva. Una vez realizada la puesta la hembra chupará y aireará en la oscuridad los huevos con constancia, retirando los que no han sido fertilizados.

El tamaño de la puesta es muy variable, se considera normal desde 25 a 200 huevos de 2 mm. , ovalados y de color marrón muy claro. Eclosionan a las sesenta horas. En el día de su eclosión son casi un huevo con colita que agitan para avisar a la madre de que han nacido. La madre los irá cogiendo uno a uno según vayan eclosionando y los depositará en un sitio dentro de la cueva que previamente habrá limpiado, los tres días siguientes los pasan casi sin moverse hasta la absorción casi completa del saco vitelino.

El séptimo día ya hacer piruetas adhiriéndose a las paredes de la cueva, y en el octavo y noveno día de la realización de la puesta los padres sacan a pasear a sus crías por el acuario. Pasean con la madre quedándose absolutamente inmóviles cuando los padres los dejan solos unos momentos. La librea de los alevines, compuesta de varios puntitos oscuros, es increíblemente camufladora en fondo de piedrecillas. Al mes de vida cambian esta librea por la de adultos, pero hasta los dos meses no adquieren los maravillosos colores que los caracterizan.

A los alevines no hay que darles de comer hasta que los padres los sacan a pasear, entonces aceptan perfectamente la artemia salina, microgusanos al menos tres veces al día, y comida seca en pastillas de vez en cuando. La papilla fabricada con la trituración y cocción y posterior congelación de mejillones, merluza, hígado de vaca, huevos, copos de avena, gambas y tubifex es ideal pues la pueden tomar padres e hijos. A partir de los veinte días admiten tubifex cortado en pedacitos y en mes y medio lo podrán comer igual que los adultos.

 

(C) Ardiaca.com
Todos los derechos reservados.
Está prohibida la reproducción total o parcial de cualquier parte de esta web sin permiso del propietario de la misma.
Para cualquier duda,
consulta o petición, escribir a: c_ardiaca@wanadoo.es